Modelo Educativo

Modelo Educativo


El Modelo Educativo para el Siglo XXI constituye la respuesta de SNEST a los desafíos que impone el nuevo horizonte de la época, marcada sobre todo por la exigencia del dominio del conocimiento y sus aplicaciones.

El Modelo es una concepción dinámica que articula congruentemente el horizonte de la visión del SNEST y orienta las acciones a seguir en el proceso educativo, asegurando el cumplimiento de la misión y en un anhelo de mejora de vida. El Modelo Educativo para el Siglo XXI es representado gráficamente como un gran proceso central, de nominado Proceso Educativo, en el que confluyen cinco procesos estratégicos: el académico, de planeación, el administrativo, de vinculación y difusión de la cultura y el de innovación y calidad.

A su vez cada uno de éstos afluyen procesos clave que alimentan, a través de los estratégicos, al gran Proceso Educativo, el que, fundamentalmente, gira en torno del ser humano y de su aprendizaje, desde una óptica de la construcción del conocimiento y el cultivo de la inteligencia en todas sus formas.

El Modelo así descrito fluye en un medio de cultivo que lo alimenta de las teorías y prácticas de la calidad, la innovación y el alto desempeño, y constituye él mismo el quinto proceso estratégico del Modelo, el proceso de innovación y calidad, el que por su naturaleza permea en todos los procesos por ello, se muestra como omnipresente en el Modelo.

El Modelo se fundamenta en un marco filosófico que lo orienta en su dirección humana, histórica y política, a través de principios filosóficos, y la fortaleza de una visión compartida que se nutre de un sistema de valores comprometido s con el desarrollo del ser humano.

Este capítulo presenta las dos grandes dimensiones que constituyen la materia del flujo de todos y cada uno de los procesos, la académica y la organizacional. La primera, integra los parámetros de referencia para la formación profesional, la concepción del aprendizaje y sus condiciones, así como los estándares de la práctica educativa en el Sistema en tanto que la segunda coadyuva al cumplimiento de los fines del Modelo y garantiza que los recursos del sistema sean dedicados sustancialmente al Proceso Educativo para asegurar su éxito.

De manera que las dimensiones académica y organizacional sirven de coordenadas de todos los procesos y actividades específicas que se realizan en el Modelo y, considerando a la filosofía como el tercer eje del Proceso Educativo, se logra la representación de un modelo tridimensional tetra dimensional si se le ubica en la línea temporal en el que cada uno de los procesos estratégicos y clave, así como sus procedimientos, pueden ser ubicados en su interior, mostrando su posición conceptual en el Modelo y su pertinencia e incidencia en el gran Proceso.

El proceso de formación del ser humano inicia con su ingreso al ámbito de las dimensiones del Modelo, y los procesos que se realizan en su interior inciden, todos, en la formación profesional.

Accesibilidad

Galería

Documentos relacionados